Google
 
 

Recomendado del Mes

Belleza & Estilo

Figubelle® Volumizante y Afirmante de Senos y Culo

Figubelle® Volumizante y Afirmante de Senos y Culo, ha sido desarrollado con activos inteligentes de origen Francés y natural de última generación, que actúan reestructurando y dinamizando la piel aumentado su volumen y firmeza. Promueve la proliferación u acumulación de lípidos aumentando el volumen de las zonas de los senos y el culo.

Promueve la síntesis de colágeno aumentando la proliferación de fibroblastos que dan firmeza a la piel y contiene extracto de uva chardonnay con efecto antioxidante.

Gracias a su contenido de Volufilm® aumenta en un 10%  el crecimiento de las células de los senos y el culo y también refirma la piel.

Beneficios

- Aumento del volumen de tus senos y tu culo.

- Incrementa la firmeza de esta zona de tu cuerpo.

- Efecto antioxidante.

Modo de Empleo

Aplique una cantidad suficiente sobre la piel de tus senos y tu culo con masajes circulares y ascendentes que favorezcan el moldeamiento de tu figura, repite el ejercicio hasta su completa absorción. Se recomiendo su uso regular, es decir, en la mañana después del baño y en la noche antes de acostarte.

Haz click sobre la imagen para saber más de Figubell® Volumizante y afirmante de Senos y Culo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Madrinas y Damas de Honor

Belleza & EstiloNos han invitado a una boda y no tenemos ni idea de qué ponernos. Lo más importante es que el simple hecho de ser invitados merece todo nuestro respeto y agradecimiento y la mejor manera de exteriorizarlo es asistiendo al evento con nuestras mejores galas.

Arreglarnos no significa demostrar al resto nuestro status social ni nada parecido, sino que demostramos nuestro respeto a los novios, nos sentimos halagados por ser invitados y compartimos con ellos su alegría.

Debemos respetar algunas pequeñas normas de protocolo, pero, sobre todo, no debemos desentonar con el estilo y carácter de la ceremonia, o ¿Acaso te sentirías cómoda con un Valentino en una ceremonia árabe en Tánger? Pero como lo normal es ser invitado a una ceremonia tradicional, aquí tenéis unos cuantos consejos:

Si la ceremonia se celebra al mediodía: El atuendo adecuado es un traje corto, acompañado de una pamela que no debe sobrepasar el ancho de los hombros. La pamela nunca debe quitarse, ni siquiera durante el banquete.

No se deben llevar gafas de sol, porque la función principal de la pamela es proteger el rostro de los molestos rayos estivales, y el pelo es mejor llevarlo recogido o Semi recogido. Pamela y chal es un binomio que no funciona. Si la invitación exige el uso de la mantilla, lo correcto es que se lleve con un traje corto (largo Chanel) y con brazos y hombros cubiertos. Las mujeres casadas y viudas la llevan de color negro y las mujeres solteras en blanco o marfil. Pero de todos modos hay otras fórmulas más desenfadadas, como son los conjuntos con pantalón, que resultan muy elegantes con unos tacones y un top atrevido. Lo que nunca se debe llevar en una ceremonia al mediodía es un vestido largo de noche, o brillos en exceso. 

Si la ceremonia se celebra por la tarde-noche: En este caso debemos tener en cuenta donde se va a celebrar el banquete.

Si es un cocktail al aire libre, lo más adecuado es un vestido de cocktail; es decir, un vestido con largo que va desde media pierna hasta debajo de la rodilla, en tejidos lujosos y un punto sofisticado. Se puede acompañar de un chal para proteger los hombros y el peinado puede ser variable (suelto o recogido). Unas sandalias con algún toque en strass o unas mules con bordados en pedrería le darán el toque final de glamour.

Si el banquete se celebra en un lugar cerrado, lo más adecuado es el vestido largo de noche. Debe tapar los pies, porque si no, sería un vestido cocktail. Suelen ser muy escotados y con una gran riqueza de tejidos. Se pueden complementar con alguna joya de gran valor (recuerda siempre que menos es más), un chal especial o una estola de piel. El pelo siempre recogido y el maquillaje sencillo pero sofisticado.

Consejos Generales

Elige tejidos ricos, como sedas, chantillí, linos, tafetán, organzas, pedrerías... de buena calidad y con cortes sencillos. Siempre las cosas de calidad se pueden rescatar.

El maquillaje debe ir acorde a la hora del día. Los brillos a las doce del mediodía están fuera de lugar.

Huye de los extremos. Evita las minifaldas de vértigo y los escotes excesivos son elegantes en una ceremonia.

No te satures de complementos. Una buena joya luce más con un vestido sencillo.

No mezcles oro y plata.

En general no es recomendable llevar a una boda vestidos blancos o negros.

Debes ser coherente con la época del año y la luz. En verano lleva colores claros y alegres y en invierno tonos neutros y más oscuros. Deja los linos y las muselinas para el calor y las sedas muy saturadas y la lana para el frío. 

Madrinas, Testigos y Damas de Honor

Las Madrinas y los testigos son imprescindibles en una boda, no así los pajes o niños de arras, cuya función última es darle más vistosidad a la ceremonia. Aunque hay lugares como en los Estados Unidos, donde las "damas" de la novia son imprescindibles. El padrino suele ser el padre de la novia, y la madrina la madre del novio. Aunque puede variar, por querer que sea un gran amigo o un familiar cercano. El papel de los padrinos, en la actualidad, es meramente afectivo, más que la función de protección que tenía en épocas pasadas. 

Vestuario. La forma de entrar en la iglesia, colocarse y salir la veremos en capítulo correspondiente de la ceremonia. La forma de vestir aunque no está reglada, dependerá del tipo de boda y de la hora y época de celebración (sobre todo para las mujeres). El padrino es uno de los "personajes" más obligado por el vestuario del novio. Si el novio va de chaqué, los testigos y el padrino deberían vestir chaqué, también (pero no en el caso contrario, los testigos y el padrino no podrán llevar chaqué si el novio no lo lleva). 

Madrina. El vestido de las mujeres siempre admite una gran libertad. Como pautas generales podemos decir que se puede vestir un traje corto si la boda es durante el día y traje largo para las bodas celebradas por la noche.

Dependiendo de la región, se pueden ver peinetas y mantillas. La madrina deberá ir muy elegante, para destacar que es una parte importante de la ceremonia. La función de los testigos es certificar y dar fe que se ha celebrado el acto. Se debe tener al menos dos testigos (uno por cada cónyuge) tanto para ceremonias civiles como religiosas. El padrino y la madrina son los encargados de firmar el acta matrimonial. 

Los testigos deben vestir con "etiqueta" similar al novio, pero nunca hacerle "sombra" (vistiendo de más etiqueta que él). Si hay damas, éstas deben vestir todas de igual forma y acorde a la ceremonia. Pueden llevar guantes blancos y una corona de flores. Según reza la costumbre, las damas deben ser solteras. Si elegimos niños de arras, éstos deberán vestir igual y acorde a la ceremonia. Habrá que tratar de no elegirlos muy pequeños para evitar, "complicaciones" en la ceremonia. Si se puede, ensaye con ellos un poco para familiarizarles con sus "funciones". Así saldrá mejor todo el desarrollo de la ceremonia.

Vestidos de Madrinas y Damas de Honor

En una ocasión tan importante como una boda la novia tiene el protagonismo, pero también son fundamentales la figura de la madrina y de las damas de honor. La novia es el centro de todas las miradas y con ella, sus acompañantes. La tradición nupcial varía según los diferentes países, y por ello en algunas bodas podemos encontrarnos con madrinas y en otras con damas de honor. El rol de la madrina está quizás más instalado en la cultura occidental desde largo tiempo atrás, pero actualmente se está imponiendo en toda América y en Europa especialmente la costumbre anglosajona de las damas de honor, un grupo de amigas seleccionadas por la futura esposa. En muchos casos se combinan ambas tradiciones en una misma celebración, como producto de las interrelaciones culturales propias de un mundo globalizado.

Cualquiera sea el caso, lo importante es saber que estas mujeres elegidas por la novia tienen una función simbólica especial y que, por ello, deben lucir grandiosamente. Elegir el mejor vestido para una celebración nupcial no es tarea sencilla, ya que los vestidos de madrinas y damas de honor deben ser a la vez atractivos, elegantes y glamorosos, pero también menos llamativos que el de la novia. 

Vestidos de Madrinas

La madrina es la figura femenina más destacada después de la novia. Es elegida no sólo por ser una mujer muy querida por la novia, sino también para ayudar a esta en todos los preparativos y desarrollo de la ceremonia nupcial. Si tú has sido elegida madrina, debes saber que quien lo hizo te quiere mucho y confía plenamente en ti, de modo que debes sentirte orgullosa de tu rol en la boda. Acompañarás al novio al entrar a la Iglesia, te ocuparás de los detalles organizativos previos y hasta podrás ser garantía legal del casamiento.

Por todo esto, el vestido de la madrina debe destacarse respecto del de las demás invitadas, pero sin superar el atractivo del vestido de la novia. Es recomendable elegir un diseño simple y lo que es fundamental, hay que optar por un vestido que no sea blanco, ni gris claro, ni color crema, ya que estos colores pertenecen simbólicamente a la novia. Si la boda se realiza durante el día la madrina puede lucir un vestido corto, aunque sin apelar a una minifalda exagerada. Es recomendable elegir tonos pastel, claros o neutros, combinados con detalles en colores más fuertes en los accesorios. Por su función especial, la madrina, a diferencia de las demás invitadas, puede optar por un vestido largo en una boda diurna. En una boda a celebrarse durante la noche se hace imprescindible que todas las invitadas, incluida la madrina, lleven vestido largo. Las posibilidades cromáticas son más osadas y llamativas: puedes elegir entre bronces, negros y rojos, por ejemplo.

Vestidos de Damas de Honor

Las damas de honor son un grupo de mujeres elegidas por la novia para acompañarla en la boda. Según la tradición inglesa de hace muchos años atrás, el cortejo de la novia debía originalmente estar conformado por un grupo de mujeres vestidas del mismo modo que la novia. Esta costumbre se debía a una creencia muy extendida entonces: las damas de honor, parecidas a la novia, protegían a los desposados de los espíritus malignos, ya que los confundían. Con el correr de los años la tradición fue modificándose, dejando a la novia el lugar protagónico y estableciendo que las damas de honor deben vestirse de manera similar entre sí.

La novia se encarga de elegir un grupo de aproximadamente cinco amigas o familiares que oficiarán de damas de honor.

Además de esta elección, la novia decide en líneas generales cómo desea que estén vestidas. Si comprar un vestido de novia, de madrina o de noche es complicado porque hay que tener en cuenta el estilo propio, el cuerpo de cada una y el presupuesto, la tarea de comprar vestidos para las damas de honor tiene algunas complicaciones extras. El principal problema es hallar un modelo y un color con el que estén de acuerdo todas las damas, ya que cada una tendrá un cuerpo y una personalidad diferente. 

De todos modos, ¡no hay que desesperar! La novia junto con un diseñador o diseñadora puede lograr el acuerdo. Existen distintas opciones para armonizar la vestimenta de estas mujeres tan especiales el día de la boda:

Un mismo modelo y colores diferentes: la novia puede elegir algunos modelos posibles para las damas y dejar que ellas se pongan de acuerdo en el vestido que mejor les quede a todas. Una buena idea es que las damas lleven el mismo vestido en diferentes colores, compatibles entre sí y de acuerdo a los gustos de cada una. Para lograr este equilibrio, nada mejor que consultar con los diseñadores.

Los mismos colores y modelos distintos: otra posibilidad es que la novia seleccione el color deseado para las damas de honor y que luego cada una opte por el tipo de vestido más acorde a su cuerpo y estilo personal. Es importante que todas compren un vestido del mismo largo, para mantener cierta homogeneidad.

Un mismo tejido y modelos y colores distintos: otra opción más libre aún es determinar solo la misma tela para todos los vestidos, pero dejar que cada dama seleccione el modelo y el color según sus gustos. En este caso es casi indispensable el asesoramiento de un diseñador o diseñadora, porque es la persona que garantiza la armonía en el grupo de damas de honor.

Los mismos accesorios: la posibilidad más libre es aquella por la cual las damas de honor pueden elegir modelo, color y tela, pero deben llevar todas un mismo accesorio, tal como una faja, un chal o un lazo.

Nuevamente, es recomendable el consejo de los especialistas, para evitar que el cortejo sea inarmónico.

Por otra parte, cabe decir que para las bodas diurnas las damas de honor deben llevar vestidos cortos (a la rodilla, tres cuartos o tobilleros), mientras que en las bodas celebradas por la noche deben lucir vestidos largos.